Ricardo Rey Polis  
 
Nació el 11 de septiembre de 1921. Tuvo un gran interés por el rubro de la Medicina, pero finalmente decidió estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Católica. Se preparó en el curso de verano de una academia e ingresó en el año 1939.

El examen de la Universidad siempre fue muy exigente y selectivo con los alumnos desde sus inicios. Ingresaban muy pocos, alrededor de 35. Según Rey Polis, era un examen oral muy exhaustivo, donde se hacían preguntas muy concretas sobre cada tema.

Desde que Ricardo Rey Polis visitó las aulas de su Facultad, vio que en ellas existía una característica esencial "Desde el primer día que conocí la facultad de Ingeniería me quedé muy impresionado por el orden, la limpieza, la pulcritud en todos los aspectos."

Luego del gran esfuerzo que ameritan siete años de estudios en la facultad, empezó a relacionarse con la docencia y se desempeñó como jefe de práctica en Geometría Analítica. Un año después tomó directamente las riendas de la docencia como profesor de Geometría Analítica y Nomografía. La puntualidad fue un valor que él supo forjar con gran ahínco.

En 1957 lo nombraron decano de la Facultad de Ciencias e Ingeniería "Para mí fue muy honrosa esa designación". Esta nominación coincidía con el aniversario de la universidad, pues cumplía 25 años de fundada, fue entonces que Rey Polis reunió a los ex alumnos de Ingeniería y todos en concertación pensaron la idea de un nuevo local hacia donde trasladarse. Así, con gran dedicación, gestó el traslado de la Facultad del antiguo local que se ubicaba en la esquina del Jirón Miro Quesada con la Av. Abancay, al Fundo Pando.

Su decanato tuvo tres periodos y duró hasta 1966. Se construyó el pabellón A y los laboratorios frente al pabellón B. Luego llegó a ser Primer Rector de la Universidad de Piura, Director del Instituto Nacional de Becas (INABEC) y Decano de la Escuela de Administración y Negocio (ESAN). En el 2003 fue reconocido como Ex alumno distinguido por la Asociación de Egresados y Graduados de la Universidad.

Aunque hoy se encuentra separado físicamente de la universidad es una personalidad, pues ha dejado un gran legado: La docencia y exigencia académica siempre presente. Todo ello seguirá repercutiendo notablemente en un progreso innegable de nuestra facultad.

 

 
 
® 2008 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados